5 Cosas Que Aprendí Sobre Enseñar Inglés Gracias al Homeschooling

dino-dante

Como toda familia que vive la desescolarización de los hijos, pasé por muchos cambios y tuve muchísimas revelaciones. Antes de descubrir el homeschooling mi forma de enseñar inglés era seguir el manual tal cual estaba presente. Tal vez si tenía que pensar en cursos para niños, buscaba formas un poco más creativas de presentar los contenidos y siempre tratando de hacerlo de forma lúdica. Algo que siempre fue un poco mi estilo. Pero nunca había tomado la dimensión que tiene ahora el juego en mi estilo de enseñanza.

También como buena docente desescolarizada, pasé por un periodo de desintoxicación grande con grandes rasgos de rebeldía. Negaba todo lo formal, todo aquello que me había inculcado el sistema a la hora de enseñar. Creía que para poder enseñar un conocimiento, y por sobre todo si quería que sea realmente significativo, tenía que descubrir nuevamente la pólvora. Seguro que había mejores y más eficientes formas de hacerlo que como me lo habían enseñando. Tenía que tratar de buscar actividades que sean super novedosas y mejor si eran inventadas por mí. Esto por supuesto generó una especie de parálisis en mi forma de enseñar y encarar la educación. Porque quería hacerlo de una forma tan nueva y novedosa que ni siquiera esté inventado. Ahora entienden el porqué de mi parálisis.

Pero, como todo proceso importante y significativo, como es encarar un nuevo estilo de vida, luego del gran balanceo del péndulo, uno logra acercarse al centro. Este cambio empezó a gestarse cuando por fin pude llevar a la práctica todo lo que había leído y por lo que me estaba instruyendo. En otras palabras, no sólo me informaba sobre el homeschooling (como lo venía haciendo desde que mi hijo tenía un año), sino que realmente empecé a educar a mi hijo desde casa.

Cuando por fin empecé a llevar toda la teoría a la práctica, cuando empezamos este hermoso camino con mi hijo de ahora 5 años, fue cuando pude encontrar ese balance y ese ojo crítico que me permitió poder analizar la realidad con la mente y el corazón en el cielo, pero con los pies en la tierra.

Así que ahora quiero contarte, 5 cosas que aprendí sobre enseñar inglés (mi campo de acción) gracias al homeschooling.

1- La personalización debería ser el centro de la enseñanza

Este es el aspecto más difícil de lograr en cualquier aula, lo sé. No se puede personalizar la educación cuando tenemos 20 alumnos o más en una sola aula. Pero no siempre vamos a estar enseñando a tantos alumnos a la vez. Yo me estoy dedicando especialmente a dar clases a alumnos particulares, los cuales les ayudo con el inglés en casos concretos, por lo que no tengo excusa para ayudarlos a aprender teniendo en cuentas sus estilos de aprendizaje, sus intereses, etc. Por supuesto que esto conlleva un poco de tiempo de preparación pero es algo que realmente cambia el resultado y la calidad de la enseñanza. El poder conectar con ellos y enseñarles desde su lugar y desde su modo de entender la realidad nos permite dar pasos agigantados hacia los resultados que buscamos. Y esto me lleva al siguiente punto.

2- En la personalización es de suma importancia el poder plantearse objetivos alcanzables.

Otro aspecto que he aprendido del homeschooling y que cobra primordial importancia a la hora de dar clases, es el poder plantearse objetivos realistas y alcanzables: ¿Qué es lo que quiero lograr con este aprendizaje? ¿Qué es lo que me brinda a la hora de alcanzar otros objetivos que tengo?, etc. Y es muy importante también hacer que nuestros alumnos vean esos objetivos, que ellos mismos sepan el porqué de lo que están aprendiendo y también que puedan notar cuando los alcanzaron. En el caso de clases o tutorías de muy pocos alumnos o en clases de uno a uno, esto es muy fácil de plantear y de poder vislumbrar. Pero para que esos objetivos sean realistas y significativos para cada alumno es importante también, no sólo que puedan verlos y entenderlos, sino que también puedan participar en la elaboración de los mismos cada alumno. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

3- En la personalización siempre debe entrar la participación del otro

Si queremos personalizar la educación lo más que podamos, y queremos que nuestros alumnos puedan ver los objetivos a largo, mediano y corto plazo de su aprendizaje, es indispensable que ellos mismos puedan participar de esa toma de decisiones tan importante. Obviamente que dependiendo de la edad de cada alumno y de las necesidades inmediatas esa participación puede ser muy grande o más bien pequeña. Pero lo importante es que esa participación esté. Obviamente esto puede lograrse si como profesor, logramos conectarnos con nuestros alumnos y creamos un ambiente de confianza y entrega que les permita a ellos abrirse a nosotros. Lo que nos lleva al punto cuatro.

4- La innovación más importante que puedes realizar es el conectarte con el otro y conocer sus estilos de aprendizajes.

La entrega y la confianza nos ayuda a conocer a nuestros alumnos mejor y así podemos entender cómo aprenden y cuáles son sus habilidades innatas. El poder utilizar esas habilidades para personalizar la educación y partir de un terreno bien firme donde poder arrancar con los nuevos conocimientos es la innovación más importante que podemos realizar a la hora de enseñar. Parece sencillo, muchos profesores con una vocación de enseñanza lo hacen casi naturalmente, pero no siempre lo es. Requiere esfuerzo, conocimiento y mucha práctica de nuestro lado. Pero lo bueno es que es algo factible, y al lograrlo ya habremos adquirido la habilidad más importante de toda persona que quiere transmitir conocimientos a otros. Una vez logrado esto todo lo que le agreguemos a la educación va a ser accesorio, algo que complemente nuestras clases y no algo que nos dirija la enseñanza. En este contexto el libro de texto cobra completamente otro significado.

5- El libro de texto es un recurso muy útil sí y sólo sí se utiliza como eso: un recurso pero que no delimita tu enseñanza.

Cuando descubrí el homeschooling, quise tirar por la borda todo conocimiento formal y que sintiera que me limitaba. Quise adquirir todo material alternativo que me permita educar a mi hijo desde lo que consideraba más innovador y distinto. O sea, quería brindarle todo lo que ninguna escuela le podría brindar. Por un lado creo que lo hice porque quería sentir que tenía una justificación importante para no utilizar la escuela como fuente primaria de educación. Si yo tenía que justificar el porqué no lo mandaba a la escuela, el poder mostrar y contar todos los recursos novedosos e innovadores que iba a utilizar, iba a tener una excusa más válida ante los ojos externos. Además de que podía mostrar lo caduca que estaba la escuela. Si no podía ni siquiera acercarse a los nuevos y modernos materiales de trabajo, ya tenía ganada la batalla del porqué de mi elección. En este contexto el enseñar inglés me generaba un conflicto tremendo. Fui entrenada para aplicar los libros y por ende los conocimientos que ofrecen tal cual los presentan en el libro. Fui entrenada para poder seguir manuales. Y ante mi nueva mentalidad rebelde de todo lo que venía del sistema, eso era totalmente incompatible con lo que sentía en ese momento. Por suerte, la realidad y la educación real sin escuela llegó a mi hogar al momento que empecé a practicarla con mi hijo. En otras palabras, empecé a volver al centro del péndulo. Comprendí mejor que las escuelas no sólo fracasan por la falta de material innovador en sus aulas, que eso es el menor de los problemas (aunque uno más de la lista) del sistema educativo actual. Aprendí también (no menos importante) a desprenderme de lo que los demás puedan pensar del porqué de nuestra decisión y que no es mi papel justificarme sobre la misma. Por último, aprendí también a reconocer no solos mis prioridades, sino también los objetivos de la educación que queremos para nuestro hijo y mejor aún, he aprendido a conectar la práctica con esos objetivos. Esto me llevó a reconocer que no necesariamente lo nuevo e innovador va a ser necesarios para nosotros y por sobre todo, que cada etapa, va a requerir cosas distintas, y mucho más importante que mientras lo que presentemos esté relacionado y conectado con nuestro objetivo mayor, nos va a ser útil venga del ámbito más innovador o del más tradicional posible y que muchas veces terminaremos usando los dos.

Esta epifanía, me trajo nuevas ventajas a la hora de encarar la enseñanza del ingés. Ya no miraba a los libros de textos como la gran amenaza a evitar a toda costa, sino como ese recurso que en muchas ocasiones me va a permitir llegar al objetivo propuesto por mí y especialmente por mis alumnos. Pero por supuesto, no el único recurso.

Ahora cuéntame tú:

¿qué transformación te brindó la experiencia de educar desde casa?

¿En qué otras áreas de tu vida se ve reflejado ese aprendizaje?

¡¡¡Cuéntame en los comentarios!!!

Si te gustó e interesó este artículo suscríbete a mi boletín de noticias aquí para recibir artículos como esté y mucho más en tu casilla de correo.

Mi Bullet Journal

5692961_keep_calm_and_bullet_journal

Llegamos al último post de esta serie de artículos sobre organización en el hogar. Si quieres leer los post anteriores puedes ir aquí, aquí y aquí. Como te contaba en el primer post, nunca fui muy organizada en mi vida, pero como la vida es mucho más simple antes de ser madre (y mucho más si además de madre eres madre homeschooler), no necesitaba tanta organización para poder funcionar en mí día a día. Pero como madre homeschooler todo es más complicado y ya no podía confiar en mi mente para almacenar toda la información necesaria: necesitaba un sistema que me mantuviese organizada y con el cual pudiese plasmar todos mis proyectos y aspectos de mi vida, no solo trabajo, sino también educación y organización del hogar.

Generalmente, para organizarme en otros aspectos que no eran del hogar exclusivamente, que eran míos y estaban relacionados a mis proyectos, usaba la sección “Organización Personal” de mi Organizador Familiar. Pero no me era cómodo y si bien ahí incluía listas de tareas diarias y tenía una lista de tareas maestra para cada uno de mis proyectos, en el día a día, me dejaba llevar por la rutina diaria. Nunca fui muy buena planificando hacia el futuro, que le vamos a hacer, soy una chica que vive el momento, ¡Jajaja! Entonces cuando encaraba un proyecto, si bien trataba de dividirlo en tareas más manejables, a la hora de sentarme a trabajar me dejaba llevar por la rutina y por lo que había que resolver en ese momento o como pasaba en la mayoría de los casos, en lo que había dejado el día anterior. Por lo que seguía confiando toda la organización en mi cabeza y eso me hacía sentir saturada. Por más que tenía todo organizado en el organizador familiar, mucha de la información útil seguía estando en mi cabeza.

Pero todo esto fue antes de conocer el sistema de “Bullet Journal” el cual me pareció una forma increíble de poder planificar a futuro, pero seguir viviendo en el presente, que es lo que mayormente hago, ¡Jajaja! Eso de dividir un proyecto en tareas diarias, programarlo en distintos días de la semana y luego no poder cumplir con ellos me generaba una enorme frustración. Por este motivo el sistema de Bullet Journal me vino como anillo al dedo. La libertad de crear mi propia agenda a medida y según las necesidades del momento era el sistema perfecto para mí, ¡Jejeje!

Por eso hoy te quiero mostrar cómo me organizo diariamente utilizando el sistema Bullet Journal. Si no sabes de qué se trata este sistema, te recomiendo leer este, este y éste artículo (o cualquiera de ellos) antes de continuar para poder entender de lo que les hablo.

Mi Bullet Journal

Mi Bullet Journal

El primer BuJo que cree (como verás más abajo) fue en un libro de actas adaptado, jajaja!!! Y lo empecé junto a mi marido, el cual también utiliza el mismo sistema. Lo empezamos a finales de septiembre del 2015. El mío más que nada era muy de principiante, pero así y todo me ayudó muchísimo. Con él aprendí a organizarme diariamente en lo que quería hacer en ese día y no dejarme llevar solamente por lo que debía hacer. También me ayudó mucho en la elaboración de listas. Nunca me había dado cuenta lo mucho que amo hacer listas.

Las listas o colecciones me ayudan a vaciar mi cerebro de información que continuamente circula por mi cabeza. Tiendo a estar pensando en mil cosas a la vez y aunque no lo crean es agotador. Por ello, el poder hacer listas y colecciones de distintos temas para volcar toda esa información al papel, hace que mi mente se sienta más aliviada.

Mi Primer Bullet Journal

A principio de año pasé de ese libro de acta a un cuaderno Brügge. La verdad es que era muy parecido a lo que estaba buscando y fue realmente lindo el poder empezar año nuevo con cuaderno nuevo.

Así que mi BuJo actual luce así:

Mi BuJo 2016

En la primera página tengo una lista de las claves y los “signifiers” que utilizo en mi BuJo. Acá hice una adaptación al sistema original. Agregué tareas en progreso, para aquellas tareas que me llevan bastante tiempo de realizar y probablemente me lleven varios días. También agregué una nueva clave para migraciones. Tengo tres formas de migrar una tarea. Un flecha hacía abajo indica que esa tarea se migró al día siguiente, la flecha hacia adelante (es más bien como un símbolo de mayor que) indica que esa tarea se migró al mes siguiente y una flecha para atrás (símbolo de menor que) indica que esa tarea se pasó al calendario anual. Esta división me permite separar las tareas que migro al mes siguiente o al calendario anual por falta de tiempo o para hacer un análisis de mi situación y poder evaluar si voy a poder completarlas dentro del mes en curso. Generalmente se trata de tareas que son importantes pero muchas veces por procastinación (si, yo sola me desprecio, jejeje) o por alguna eventualidad no logro hacerla en ese día en particular y debo pasarla al día siguiente.

Claves BuJo

El resto de las claves creo que son bastantes parecidas al sistema original.

Luego tengo mi índice, en dos páginas dobles. Como este era un BuJo nuevo, para tener más organizada las colecciones del BuJo anterior, las pasé a todas enseguida, a continuación del índice. De esta manera, las colecciones del BuJo anterior que quería seguir teniendo a mano, las tenía todas organizadas al principio. Por supuesto y como podrán ver en el índice a medida que fue pasando el tiempo fui agregando colecciones nuevas que están propiamente indexadas.

Índice BuJo

Aquí aquí voy a detenerme un poco en las colecciones. Algunas de las colecciones que tengo y que realmente me ayuda tener a mano son:

  • Lista de libros que quiero leerle a Dante, tanto en inglés como en castellano.
  • Lista de libros que quiero adquirir para mí, dividido en distintas áreas de interés (Homeschooling, organización del Hogar, Emprendimiento, etc.)
  • Lista de libros que quiero imprimir. Estos son libros que tengo en la computadora y quiero imprimirlos para leerlos, ya que nunca leo directamente desde la compu.
  • Listas de deseos de toda la familia. Esto está divido en dos. En una hoja puse la lista de cosas que necesito y en la otra hoja la lista de cosas que deseo. Esta colección la tomé de una agenda de organización muy buena creada por Meni (poner link). Me resulta muy práctica y cómoda tenerla acá en mi BuJo para cuando se acercan cumpleaños, fiestas y aniversarios y tengo que hacer algún regalo a los miembros de mi familia, jejeje. También sirve para que ellos puedan robar momentáneamente mi BuJo y puedan ver mi lista de deseos para días especiales como el Día de la Madre (ehem, ehem!!!).
  • Lista de cosas que quiero arreglar en mi casa, o cosas que quiero conseguir para la casa.
  • Lista de materiales y libros que tengo para el kinder. Esto me ayuda para poder preparar las actividades diarias.
  • Etc…

Entre las colecciones que fui agregando a medida que pasaban los meses están las siguientes:

  • Objetivos para la educación de Dante para el 2016
  • Proyectos a realizar con Dante en el 2016
  • Habit Tracker
  • The 6-minute Miracle Morning Routine. Una rutina para hacer a la mañana que me gustó mucho y estoy probando, jejeje!!!

Luego de las colecciones que pasé del BuJo anterior tengo el calendario anual, que decidí realizarlo en dos dobles páginas para tener más espacio.

Calendario Anual BuJo

Y luego sigue la distribución mes a mes. En esta distribución fui probando distintos cambios hasta encontrar el que mejor se adaptó a mí. Al principio hice la lista de los días en una hoja y la lista de las tareas y metas del mes, tal y como sugiere el creador.

Monthly Spread

Pero esa forma de visualizar el mes no me resultaba agradable y dificultaba que pudiera tener mayor conciencia de cómo avanzaba el mes. Para ello decidí dibujar el calendario mensual tal y como aparece en cualquier agenda.

Monthly Spread

Pero a decir verdad, esto tampoco me resultó. Me robaba mucho espacio de escritura y los cuadritos quedaban muy pequeños, además que no me gustaba como quedaba la sección de la lista de tareas del mes, ya que el dibujo del calendario se extendía hasta esa hoja.

Así que decidí volver a la lista de los días, uno por renglón, pero con el cambio de dividir las semanas con colores, diferenciando también con una línea más gruesa la mitad de mes. Esta distribución me resultó mucho más práctica.

Mothly Spread 3

En la distribución final del “Monthly Spread” también divido por semana la lista de tareas diarias. Esto me ayuda a visualizar mejor que cosas tengo que hacer en cada semana y además me ayuda a no tener que pensar en todo el mes al mismo tiempo, sino que completo casi por completo la primer semana, agrego algunas pocas tareas al resto de las semanas del resto del mes y luego a medida que cambio de semana, puedo ir agregando las tareas que faltan o pasando las tareas de la primer semana al resto, en caso de no completarlas (cosa que pasa casi siempre).

Cosas que implementé y no resultaron

En mi corta experiencia utilizando el sistema de Bullet Journal fui experimentando un poco con la distribución mensual. Estuve buscando una forma de hacer una lista maestra de tareas que pudiera desglosar en actividades más específicas, tal y como tenía en mi organizador familiar, pero todo dentro de mi BuJo. La verdad que no encontré una forma práctica de hacerlo. Tratando de lograr esto implementé un mes el uso de una colección llamada “Tareas Semanales”. La idea era que, cuando empezaba el mes, hacía la lista de todas las tareas y cosas que tenía que hacer en ese mes en concreto. Básicamente, volcaba en la lista de tareas mensuales tal y como aparecían en mi mente todo lo que tenía que hacer en el mes. Luego, antes de empezar la semana, hacía una lista de tareas semanales tomando como base la lista de tareas del mes. En otras palabras, de esa lista inmensa que tenía de tareas por hacer, seleccionaba las prioritarias para esa primer semana. Luego, de esa lista, iba seleccionando las tareas que iba a realizar en cada día.

Si bien esta forma de organización parece increíble, a mi personalmente no me resultó. En primer lugar, era muy engorroso tener que escribir las tareas mensuales, luego las semanales, luego las diarias. Perdía mucho tiempo, además de que cada vez que completaba una tarea tenía que rastrearla en tres registros distintos. Lo mismo pasaba cada vez que migraba una tarea. Era un engorro realmente grande. El otro gran problema es que no siempre podía ponerme a hacer la lista de tareas semanales los lunes, bien a principio de semana, lo que para mi cabeza estructurada era totalmente inaceptable y ni hablar si el mes empezaba a mitad de semana, ufff!!!

En lugar de esto, decidí hacer la distribución de las tareas mensuales directamente por semanas, tal y como te expliqué más arriba y por ahora me resulta mucho más práctico.

Cosas que no incluyo en mi BuJo y porqué

Si empiezas a buscar videos y blogs sobre Bullet Journal y ni hablar si vas a Pinterest, vas a querer copiar muchísimas ideas y vas a querer pasar todo pero absolutamente todo a tu Bullet Journal (I know, I’ve been there!). Mi humilde consejo es que trates de empezar de a poco, testea todo lo que consideres que te puede funcionar y no tengas miedo de cambiar de un mes a otro la forma en que lo organizas. Y por sobre todo, no renuncies a otros sistemas si te funciona sólo por tratar de meterlo todo dentro de tu Bujo. Hay un dicho que dice, si no está roto no lo arregles, jejeje!!! Y en este caso es totalmente acertado. Así que a continuación te voy a contar cuáles son las cosas que no incluyo en mi BuJo y porqué.

  • Recetas de cómidas: Dentro de mi BuJo no incluyo recetas de comidas. Me parece totalmente impráctico almacenarlas ahí, además esta sección ya tiene espacio reservado en mi Organizador Familiar y me funciona fantástico ahí. Aún así, dentro de mi BuJo tengo una lista de recetas que quiero probar cocinar. Cuando quiero hacer algo rico, reviso esa colección y si encuentro algo que quiero hacer, voy y la busco dentro del organizador familiar.
  • Planificador de menús semanales. Para ello tengo un imprimible plastificado donde puedo escribir y rescribir semanalmente la organización de menús en cada semana. Pasarlo a mi BuJo sería un gasto innecesario de hojas y a decir verdad, no quisiera tener mi BuJo cerca cuando estoy cocinando. Para ello tengo el imprimible a prueba de manchas y todo.
  • Lista de compras semanales. En mi BuJo no anoto listas de compras semanales ya sea de verdulería o de súper. Otra vez, sería un gasto innecesario de hojas y un engorro cuando puedo hacerlo más simple con mis imprimibles plastificados. Lo que sí hago en mi BuJo es lista de compras que no se realizan todos los meses y es algo organizado con lo cual puedo sentarme tranquila a escribir trayendo a la memoria qué es lo que voy necesitando. Por ejemplo, tengo una colección de Cosas para Comprar en Octubre, que son más que nada cosas de librería que se fueron acabando o me fui dando cuenta que necesitaba. Estas listas de compras no son cosas que haga todas las semanas ni todos los meses. El hacerlas cada tanto en mi BuJo no me genera ningún problema y además me relaja el poder sentarme tranquila y completarla.
  • Planificación semanal de actividades académicas de Dante. Otra vez, esto es algo que hago en imprimibles que luego pongo en la sección de homeschooling de mi organizador personal. No es algo que necesite tener conmigo todo el tiempo, me consumiría un montón de hojas de mi BuJo el volcarlo ahí por lo que no me resulta práctico. En cambio uso el imprimible que viene con la compra de cualquiera de los módulos del Kinder de Alas y listo. No obstante, sí hubo semanas en las que planifiqué las actividades en mi BuJo, pero fueron semanas especiales en las que los días de trabajo académico se modificaron mucho por algún motivo. Si una semana sé que no vamos a hacer actividades durante los 5 días de la semana y en cambio son solo dos, entonces sí los anoto en mi BuJo ya que volcarlo en el imprimible sería gastar más hoja que escribiéndolo en el Bullet Journal.

Cosas que todavía quiero implementar

Bueno, creo que ya tienes un pantallazo completo de mi Bullet Journal actual y de cómo fue cambiando a lo largo de todo un año de utilizarlo. Pero lo bueno de este sistema de organización es la gran flexibilidad que te da para poder implementarlo y para poder ir haciendo cambios a lo largo del tiempo para que vaya siempre acorde a lo que estés necesitando. El mío, cómo pudiste ver, fue cambiando y yo misma fui probando distintas alternativas hasta que encontré la que mejor se adaptaba a mí.

Aún así hay cosas que quiero implementar a lo largo de este año y el que viene. Una de estas cosas es que quiero utilizarlo más como diario personal. Quiero poder plasmar diariamente, no solo listas de tareas diarias y compromisos. Quiero también poder expresar en pocos renglones hechos y sucesos significativos de cada día. Quiero que al pasar los años al revisar mi gran colección de BuJos (creo que la fiebre del Bullet Journal no se va a ir más, ¡Jajaja!) pueda rememorar momentos lindos y sucesos familiares y cotidianos que valgan la pena recordar.

¡Bueno, eso es todo amigos! Espero que esta serie de artículos te haya sido de utilidad. Pero antes de despedirme, quiero que me cuentes:

¿Qué te parece este sistema?

¿Qué piensas de mi BuJo?

¿Te animas a implementarlo en tu día a día?

¡Espero tus respuestas en los comentarios!

¿Qué es el “Family Command Center” y cómo puede ayudarme en mi hogar?

 

be1b66424e2d76098399b51df2996f8c

En los post anteriores, estuve escribiendo sobre la organización del hogar, y en especial cómo me organizo en mi casa y cuáles son las herramientas que utilizo. Puedes leer los post anteriores aquí y aquí.

En el post de hoy te voy a contar sobre una herramienta que estoy por implementar en mi hogar que me encantó. Esta herramienta es el Family Command Center (¿me encanta el nombre y a vos? ¡jajaja!).

¿Qué es un “Family Command Center”?

La traducción literal sería un “Centro de Mando Familiar”. Yo lo encontré cuando estaba buscando formas de poder organizar un calendario familiar de pared y la verdad es que cuando lo vi supe que me iba ser de utilidad.

Generalmente se construye sobre una pared que esté a tu alcance y en un sector transitado de la casa para que sea de mayor utilidad y accesibilidad. En mi casa lo voy a poner en la cocina-comedor, en una pared donde tenemos el televisor, pero justo al lado de la cocina. Es un espacio ancho y está a simple vista y puedo consultarlo mientras cocino y lo tengo a mano para hacer cualquier anotación.

¿Me sirve si ya tengo un organizador familiar?

Como te había contado antes, el organizador familiar fue la primera herramienta que utilicé. Por lo cual fue evolucionando y cambiando a medida que mejoraba mi propia organización. Cambió cuando empecé a utilizar el BuJo, ya que muchas de las secciones las empecé a registrar como colecciones en mi Bullet Journal porque de esa manera las tenía más accesibles y me resultaba más práctico registrarlas ahí que en un carpeta tamaño A4 u oficio. Mi BuJo es de más fácil traslado: puedo planificar, por ejemplo, el cumpleaños de Dante tanto sentada en la cocina, como en el suelo mientras él juega o hace alguna actividad o en la casa de la abuela mientras charlamos sobre la comida que vamos a incluir. Mi BuJo va conmigo adonde voy.

Lo mismo pasó con otras áreas de organización en mi casa. Estaba necesitando tener a la vista algunos imprimibles de uso cotidiano, como la lista de tareas diarias, el organizador semanal, un calendario mensual y por supuesto, el planificador de menúes semanales. Si bien todos estos imprimibles podía tenerlos dentro del organizador familiar, como son herramientas que te sirven más si están a simple vista, no me era muy práctico tenerlos dentro de las carpetas del organizador, por más accesibles que estuviesen.

También traté de pasar algunos de estos imprimibles de forma adaptada al BuJo, pero tampoco me dio resultado. Por el mismo motivo de que funcionan mejor si están a simple vista.

Así que indagando un poco encontré los “Family Command Centers” y supe que era justo lo que estaba necesitando.

Si bien todavía no lo tengo montado en la pared, ya tengo las secciones que voy a utilizar y los imprimibles ya plastificados para armarlo cuanto antes.

Si quieres ver distintas formas de crear un “Family Command Center” te invito a mi tablero en Pinterest para sacar ideas.

El modelo que yo elegí para confeccionar mi propio “Centro de Comandos” es este:

0d89bda32812db124686c8a74310fe13

En el mismo voy a incluir:

  1. Un planificador de menús semanales.
  2. Un imprimible para hacer la lista de compras:El imprimible de la lista de compras me di cuenta de lo necesario que era por sobre todo cuando limpiaba o cuando acomodaba y me daba cuenta de que algo se acababa y había que comprar: productos de limpieza, alimentos que ya quedaban poco, etc. Si bien nosotros tenemos la costumbre de planificar el menú y hacer la lista de compras todo junto, muchas veces nos olvidábamos productos que no fuesen parte del menú. Por ejemplo, estoy limpiando muebles y me quedo sin limpiamuebles y digo, hay que comprar limpiamuebles en la próxima compra, pero para cuando nos sentábamos a hacer el menú semanal (a principio de semana) ya habían pasado varios días desde que había limpiado los muebles y mi cabeza en ese momento está en modo comida (qué platos voy a cocinar y qué alimentos tengo que comprar para poder prepararlos). A los pocos días cuando me volvía a poner a limpiar los muebles me daba cuenta que me había olvidado de comprar limpiamuebles, ¡jejeje!Por este motivo, el tener al alcance de la vista un imprimible con la lista de compras es un gran aliado, ya que apenas me acuerdo o me doy cuenta de que falta, lo anoto en la lista y listo. Para cuando nos sentamos a hacer el menú semanal y la lista de compra tomamos este imprimible y completamos con todo lo que ya sabemos que falta para la casa.
  3. La lista de rutinas (apiladas una sobre otra y colgadas juntas) diarias, semanales, quincenales, trimestrales y anuales. Esta última no sé si me va a ser de utilidad, pero por las dudas la incluí, luego la saco si veo que no la aprovecho.
  4. Un calendario mensual.
  5. Un planificador semanal para las actividades de cada miembro de la familia.
  6. Un portalápices para tener a mano las fibras para completarlos.
  7. Un cuadro de notas donde poder escribir lo que queramos o para que pueda jugar y escribir Dante (en la parte de abajo).
  8. Y por último, un cuadro con una foto familiar o para escribir frases motivadores en el día a día para que quede más chulo y más personal, ¡jejeje!

Armado mi “Family Command Center” se vería así

Prototipo

Espero poder montarlo pronto y apenas lo tenga en funcionamiento prometo volver a escribir otro post, para mostrarles como queda y darle mi apreciación de su uso en el día a día.

¿Qué te parece esta herramienta de organización? ¿Es algo que ves factible de poner en funcionamiento en tu hogar? Contame en los comentarios.

Mi Organizador Familiar

Organizador Familiar

Como les conté en el post anterior, el organizador familiar es una carpeta (o varias) donde vuelcas en secciones separadas por carátulas, las áreas de tu hogar y de tu vida que son importantes y que necesitas tener a organizadas y relativamente a mano.

¿Qué puedes incluir en un organizador personal?

En un Organizador Familiar puedes incluir las siguientes secciones:

  • Organización Personal
  • Organización de Menús
  • Tareas de la Casa
  • Finanzas
  • Trabajo
  • Contactos
  • Etc.

En mi caso particular, yo decidí armar este organizador familiar en tres carpetas diferentes. En principio lo había hecho en dos carpetas separadas, pero luego vi que me resultaba más práctico tener todo dividido en tres. Lo bueno de este sistema es que puedes y debes adaptarlo a tus propias necesidades e ir modificándolo hasta que te sea cómodo y de utilidad. De otra manera, sólo será un engorro más en que perder el tiempo.

Tips para la confección de un Organizador Familiar

Recuerda siempre que el organizador familiar termina siendo un reflejo de tu familia, y como tu familia está constantemente en cambio, es muy probable que el organizador vaya cambiando y evolucionando junto a ti y tu familia. No es algo estático que preparas una vez y listo.

Por este motivo y antes de pasar a detallarte cada sección de mi organizador, quiero decirte: No te abrumes a la hora de crearlo. No trates de buscar que todo quede perfecto: las carpetas perfectas y más bonitas, tener todas las secciones divididas y los mejores imprimibles y a todo color para hacerlo. Yo pasé semanas antes de implementarlo por  mi propio afán de perfeccionismo, que como siempre, me detiene y me lleva a la inacción. Antes que la perfección, hay que darle prioridad a ponerse en marcha. Por eso a la hora de crearlo te recomiendo lo siguiente:

  • Has una lista de las áreas de tu vida que puedas incluir en tu Organizador Familiar.
  • Busca una carpeta y divide con carátulas esas mismas áreas. No importa si son solo dos secciones, o tres, o siete. Lo importante es comenzar a armarlo y luego el organizador solo va a ir evolucionando a medida que ganes más experiencia.
  • Incluye en cada sección el material que pueda servirte a ti: recetas, listas de frutas y verduras de estación, lista de compras y productos, contactos, folios para las recetas sueltas, etc. Puedes valerte de imprimibles gratuitos para la organización del hogar (puedes revisar algunos en esta página) o puedes elaborarlos tu mismo. Aquí tampoco te paralices por el perfeccionismo. Empezar de a poco y con lo que tienes disponible es mejor que no empezar sólo por desear que todo quede perfecto de entrada.
  • Empieza a utilizarlo y date tiempo para evaluar si las secciones te son útiles, si tienes que agregar o quitar alguna, si los imprimibles te están sirviendo o si necesitas buscar o elaborar alguno más específico para ti.

Bueno, ahora sí, te presento mi organizador familiar:

Mi Organizador Familiar

organizador-collage-terminado

Como te comenté al principio, este organizador fue lo primero que creé, por lo que se fue dividiendo y adaptando a medida que iba implementando otras herramientas de organización. Muchas de las cosas que incluí en un principio acabaron pasando a otros lugares.

Yo lo tengo separado en tres carpetas para poder manejarlo mejor y además para poder guardarlos en lugares donde me sean de mayor utilidad:

Primera Carpeta

Carpeta 1

Esta carpeta la tengo en la cocina al alcance de la mano, para cuando la necesite. Acá tengo organizadas las siguientes áreas:

  • Organización de Menús:

    organizador-de-menues

    Como dice en la carátula, guardo todas las ideas de recetas, recetarios sueltos, checklists de mantenimiento de la despensa, frutas y verduras de estación, lista de productos que se usan en casa, listas de compras (papelitos recortables fáciles para escribir la lista de compras y poder llevarla al super o la verdulería), y por supuesto, teléfonos de comida para llevar. El planificador de menús semanales lo plastifiqué y lo saqué de la carpeta para moverlo al Famlily Command Center. Me resultaba más práctico tenerlo suelto y a mano que dentro de la carpeta porque lo usaba bastante seguido.

  • Tareas del Hogar:

    tareas-del-hogar

    En esta sección tengo todo lo relacionado con la organización y limpieza de la casa. Si bien en la carátula enumera muchas cosas, en realidad hay pocas hojas ya ahí, porque muchas de todas las checklist (rutinas diarias, semanales, mensuales, etc.) también fueron pasadas al Family Command Center. Sé que me va a resultar mucho más práctico tener las hojas plastificadas y colgadas a mano para revisarlas cuando las necesite que guardados en la carpeta por más que la carpeta esté a mano.

  • Organizador familiar:

    organizador-familiarAcá tengo guardado información de los miembros de la familia, talles, medidas, info de las mascotas de la casa, etc. Me es útil tenerlo acá porque además cualquier miembro de la familia (mi esposo por ejemplo, jejeje) puede chequearlo y revisarlo.

  • Información de Contactos:

    informacion-de-contactosLo que sería la agenda telefónica, tanto de los miembros de la familia (abuelos, tíos, etc) como de profesionales tales como gasistas, electricistas, plomeros, etc.

  • Organización de Cumpleaños:

    cumpleanos-y-celebracionesEsta sección quedó solamente para tener registrada las fechas de cumpleaños de la familia completa y amigos. Es un registro en papel de lo que generalmente se usa electrónicamente. A decir verdad no es una sección muy utilizada ya que para esto utilizo mucho las notificaciones de facebook o de Google Calendar. En esta sección tenía incluidos checklist de organización de cumpleaños, pero entró en desuso cuando empecé a utilizar el Bullet Journal.

Segunda carpeta 

carpeta-2

En esta carpeta tengo toda la información de los servicios y facturas de consumo de mi casa, los recibos de sueldo, etc. Por obvias razones no lo tengo en el organizador familiar y sí lo tengo en una carpeta separada, guardada en un cajón no tan accesible. Como es algo que solo lo utilizo una vez al mes para guardar todas las facturas pagas, no es algo que necesite tener a mano.

Tercera Carpeta

carpeta-3

En esta carpeta tengo varias secciones de mi vida que son más personales y que manejo yo casi en total exclusividad, por lo que la tengo en mi escritorio. Las secciones son las siguientes:

  • Organización Personal:

    organizacion-personalEn esta sección tengo varias checklist de lluvias de ideas, ideas de proyectos, lista de tareas maestras de trabajo y/o emprendimientos, etc. A decir verdad esta sección la tengo medio en desuso desde la implementación del BuJo (“Bullet Journal”) que es donde más hago lluvia de ideas y organizo mis ideas. Aunque debo decir que la uso mucho cuando tengo que desarrollar dichas ideas o proyectos. Acá en una hoja puedo desglosar un proyecto o idea planteada inicialmente en el BuJo y le puedo dar forma con mucho más espacio del que le daría en mi cuaderno de Bullet Journal. También cuando desarrollo un proyecto en la compu y lo imprimo para revisar, pues acá es donde termina.

  • Mamá Bloguera:

    mama-blogueraEn esta sección guardo todo lo relacionado con el blog. Como no soy una asidua bloguera y como todavía me cuesta agarrarle la mano a este tema, está media pelada. Pero al menos tiene una sección en mi organizador, jajaja. Acá entraría mi lista de posts por escribir (que también mudé a mi BuJo), mantenimiento del blog, etc.

  • Organización Financiera:

    organizacion-financieraEn esta sección tengo facturas a pagar o pagas que no son gastos de la casa y más bien personales, control de deudas y acabo de incluir un Kakebo (link!) que imprimí para poder implementarlo.

  • Homeschooling:

    homeschoolingEn esta sección tengo lo relacionado con la educación en casa de Dante. Acá incluyo mi planificador de las actividades académicas, imprimibles de actividades que hice en el mes y que voy a utilizar (o puedo llegar a utilizar) en las actividades diarias. También tengo una lista de las actividades por día del kinder de ALAS, programa de los distintos módulos, listas de cosas para comprar de cada unidad, y las plantillas con el plan de estudio de Dante, personalizado, obtenido en el programa de ALAS, “Planifica el Año Academico de Tus Hijos”.

Bueno, esto es todo con respecto al organizador familiar. Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido mi organizador familiar. ¿Era lo que esperabas? ¿Te es de utilidad para tu hogar?

En el próximo post, te contaré más sobre el “Family Command Center” y porqué decidí implementarlo como complemento del organizador familiar.

¿Cómo me Organizo en mi Hogar?

Organización del Hogar

La organización del hogar es un tema muy popular en todos los ámbitos, pero en el ámbito del homeschooling en particular es aún más importante y debo decir que genera mucho estrés en general. O por lo menos a mí siempre me generó estrés, ¡jajaja!

Nunca pero nunca fui una persona organizada. Tampoco una persona dejada, ¡ojo! A lo que me refiero es que si bien siempre cumplía lo que tenía que hacer, no siempre lo hacía en la fecha estipulada (cosa que aún hoy me sigue pasando, jejeje) y mucho menos llevaba registro de ello. Desde mi época de escuela secundaria intenté utilizar agendas para tener todo organizado, pero rara vez las miraba y me dejaba llevar por la rutina de los días. Cumplía con las tareas porque revisaba diariamente las carpetas en las cuales trabajaba, pero nunca consultaba la agenda. Es más, las veces que anotaba en la agenda las tareas por hacer, terminaba frustrada porque nunca la revisaba y sí en cambio las carpetas de estudio, llegando a clases sin las tareas hechas. Eso hizo que desistiera de las agendas, por más bonitas que fuesen.

Más allá de algún olvido ocasional, siempre tenía todo hecho gracias a mi buena memoria, y a que mi vida era mucho más simple que ahora, aún contando la variedad de actividades que hacía (estudiar, cursar, danzas, vida social, etc).

Pero luego me casé y fui madre y tuve que hacerme cargo de un hogar (porque así lo deseé), y a eso le sumé el homeschooling como forma de educación de nuestro hijo, y el iniciar un emprendimiento, y el cuidado de las mascotas (tengo un pequeño rescatista en casa, que le vamos a hacer), y la preparación de alimentación saludable para toda la familia, y danza, ejercitarme, tiempo libre y de paseo con mi hijo y el tiempo en familia y etc, etc, etc.

No sé si son las hormonas de la maternidad o la complejidad de la vida como madre en general, pero ya no podía confiar en mi memoria como única agenda y muchos menos en la fuerza de los hábitos diarios, porque mi cabeza ya no daba más y porque a decir verdad, al principio, teníamos pocos hábitos saludables que nos permitan llevar un día a día sano para toda la familia.

Así que en un momento de colapso, llegó a mí un curso gratuito que literalmente me cambio la vida:

 “Gestión del Tiempo para Mamás Desbordadas” 

¡Nunca mejor acertado el título, de verdad!

Gracias a este curso conocí a Neus Virgili y a su comunidad y allí encontré la mayoría de las herramientas que me sirvieron para lograr una organización más efectiva. Todavía necesito hacer mejoras diarias, pero ahora al menos todo va más encaminado y yo me siento más satisfecha.

Así que vamos al quid de la cuestión.

¿Cómo me organizo en mi hogar?

Para poder organizarme en el día a día utilizo 3 herramientas fundamentales, una de las cuales todavía no está implementada al 100%. Estas herramientas son:

  1. Organizador familiar, divido en tres carpetas separadas:

El organizador familiar es una carpeta, separada por carátulas donde tengo dividas distintas áreas de organización del hogar, que requieren atención y que son importantes para mi familia como planificación de menúes, organizador del hogar, cumpleaños, contactos, organización financiera, homeschooling, emprendimiento, etc.

  1. Family Command Center:

En mi casa el “Family Command Center” no está implementado el 100% pero está encaminado y sé que cuando esté terminado va a ser un crack!!! Este organizador consiste en destinar un espacio en una pared de tu casa donde pases más tiempo y donde te sea más útil (en mi caso es la cocina), donde poder colgar y desplegar  imprimibles y organizadores como calendarios mensuales o semanales, planificador de menúes, rutinas diarias, etc., no solo al alcance de la mano sino también a simple vista.

  1. El Bullet Journal:

Es un sistema totalmente personalizado a modo de agenda que puedes ir creando y completando en un cuaderno a medida que van pasando los meses ya que cada página está propiamente indexada y numerada, lo cual permite organizarte día a día, semana a semana y mes a mes.

En los próximos post, te contaré en detalle acerca de cada una de estas herramientas, con fotos y todo, ¡así que no te lo pierdas, jajaja!

Pero antes de eso, cuéntame en los comentarios, ¿qué sistema y qué herramientas utilizas para organizarte? ¿Conocías alguna de estas herramientas? ¿Cuáles? ¿Cómo las implementas?

¡No dejes de contármelo con lujo de detalles en los comentarios!

Cómo presentamos inglés en mi hogar

Aprendiendo Inglés en Casa

Cuando nació mi hijo siempre supe que quería que aprendiera varios idiomas, empezando por el inglés. Si bien mi esposo y yo manejamos muy bien ese idioma, no inculcamos el bilingüalismo desde el nacimiento. Sí fomentamos, sin embargo, un ambiente donde los idiomas puedan llamar la atención y provocar interés.

Hoy en día mi hijo tiene 4 años y comenzamos hace casi medio año a practicar “homeschooling”, lo que nos dio la posibilidad de darle un poco de estructura al aprendizaje del inglés.

Por eso hoy quiero contarte cómo presentamos el inglés en nuestro hogar.

Cuentos

MUCHA EXPOSICIÓN (INPUT) AL IDIOMA

En nuestro hogar tratamos de exponer lo más posible a nuestro peque al inglés. Para ello nos valemos de la tecnología y otras herramientas a nuestro alcance:

  • Videos: en mi casa no tenemos cable, peero eso no quiere decir que no miremos tele. Tenemos un smart TV y contratamos “Netflix”. Por lo que miramos películas, series, documentales, etc. Cuando miro tele o cuando mira mi esposo siempre lo hacemos con subtítulos, por lo que mi peque está acostumbrado a escuchar el inglés de fondo aunque él no esté mirando. Cuando era más pequeño todo lo poníamos en inglés (o en su idioma original), pero ahora que ya es más grande, quiere ver y entender lo que está viendo, por lo que cuando miramos algo en familia se mira en castellano. En este caso priorizamos el contenido más que la exposición. Por ejemplo, si optamos por ver un documental sobre mamíferos en Netflix, vamos a seleccionar el idioma español antes que el inglés. También utilizamos mucho “Youtube”, ya sea para ver videos instructivos, trailers, videos musicales, etc. En este caso utilizamos exclusivamente el idioma inglés y mi peque ya está acostumbrado.
  • Escuchar canciones: Utilizo mucho Youtube para escuchar música tanto en español como en inglés. Tengo además varios canales de canciones infantiles en inglés cómo éste, que mi peque disfruta mucho y que ahora que es más grande las está aprendiendo junto a mí.
  • Cantar juntos: Me memoricé varias canciones para aprender inglés que son muy divertidas y se las canto a mi peque. A la hora del baño, cuando jugamos, etc. Aprovecho cualquier momento en que tenga oportunidad para cantarle y lo invito a que cante conmigo. Acá trato de no preocuparme con su pronunciación, ya que todavía está aprendiendo a articular los sonidos en español.
  • Apps: Tengo instalado en mi celular varias aplicaciones que son para aprender inglés y mi peque juega cada tanto. Por ahora no es de pasar mucho tiempo jugando juegos en la computadora o en el celular. Si bien reconozco que tienen mucho valor educativo, no quiero fomentar el uso de consolas y juegos electrónicos en edades tan tempranas.
  • Cuentos: Si bien es muy difícil de conseguir cuentos en inglés en mi ciudad, dado que son importados, trato de conseguir lo más que puedo. También busco en internet páginas que tengan cuentos en inglés para leer o que sean leídos como en ésta página que presenta cuentos leídos por diferentes actores de cine. Yo siempre estoy ahí para traducir y ayudarlo a comprender, aunque debo confesar que las imágenes ayudan muchísimo a que pueda descifrar el significado por sí solos.

PRACTICAMOS CON MI ESPOSO

Esta creo que fue la mejor medida que hemos tomado en casa para motivar a nuestro peque. Este último año, nos esforzamos con mi esposo  por conversar juntos en inglés entre nosotros. Tratamos de buscar cualquier momento para poder practicar y conversar de cualquier tópico que queramos hablar. Muchas veces lo utilizamos para hablar de cosas que no queremos que nuestro peque se entere todavía, jejeje!!! Pero también lo utilizamos para conversar de temas que nos interesan. Si bien nuestro peque no se mete en la conversación, como muchas veces está presente, no deja de estar pendiente a lo que decimos y debo confesar que ya va agarrando una que otra palabra.

LECTURA EN VOS ALTA

Otro factor que nos facilita la introducción del inglés en nuestro hogar es que nosotros realizamos muchas actividades en este idioma. Por ejemplo, mi esposo y yo leemos mucho en inglés. Yo leo desde textos informativos de cursos que hago hasta lectura placentera como novelas, poemas, etc. Muchas veces que yo estoy leyendo y mi hijo está jugando y se acerca comienzo a leer en vos alta. Tal es así que mi hijo juega a leernos a nosotros en vos alta y en inglés, aunque lo que sale mayormente es un idioma inventado por él, jajaja!!!!

Dante con flashcards

ACTIVIDADES PARA APRENDER VOCABULARIO

Como ya les había contado, empecé a hacer homeschooling con mi peque hace algunos meses, lo que me facilitó el poder introducir actividades lúdicas pero con la intención de practicar vocabulario específico en inglés.

¿Cómo lo hago?

Bueno, para empezar adquirí un paquete de actividades para kinder en esta comunidad educativa, que me encantó. Tiene muchísimo material y de muy buena calidad y como el contenido estaba organizado en unidades temáticas, aproveché para poder incluir el inglés en esas unidades, por ejemplo los animales, la casa, etc.

Como verás, si bien este es el aspecto más “académico” que realizo con mi peque, es solo la punta del iceberg comparado con toda la exposición que le ofrezco diariamente. Y a esta edad no necesitan nada más.

NO ME LIMITO SOLO AL INGLÉS

Por último, si bien el idioma inglés es al que más tiempo le dedicamos de exposición y es por ahora al único que le dedicamos tiempo “académico”, en nuestro hogar no me limito solo a este idioma. Trato de exponerlo a otros idiomas desde los mismos canales que mencioné arriba, como así también trato de mostrarles que hay muchos idiomas en este planeta. Mi hijo sabe que existe el chino, ya que su papá lo está aprendiendo a su ritmo y él muchas veces se interesa en lo que su papá hace. También sabe que existe el italiano, que es el idioma que su abuelo materno sabe muy bien por sus raíces italianas y también sabe que existe el catalán, un idioma que yo disfruto mucho escuchar. En mi hogar trato de fomentar el descubrimiento de los idiomas como parte de otras culturas, de personas que viven en otros lugares, ya sea cerca o lejos de nosotros, con sus propios valores y tradiciones que muestran cómo ellos ven el mundo. Trato de fomentar el asombro y el descubrimiento a través del contacto con distintos idiomas y culturas.

Y tú, ¿cómo haces en tu hogar? ¿Enseñan un segundo idioma en tu hogar? ¿Qué te parecen esta forma de presentar un idioma? Cuéntame en los comentarios!

¿Cómo introducir el vocabulario nuevo a niños que todavía no saben lee ni escribir?

En el post anterior te presenté 5 tips para sacarle el mejor provecho a la hora de utilizar canciones para aprender inglés. Ahora le toca el turno a la presentación de vocabulario nuevo.

Si tienes niños en casa de edad preescolar y deseas que aprendan inglés desde pequeños, seguramente te habrás preguntado mil veces cómo presentarles el vocabulario a aprender, de forma que no sea totalmente mecánica y aburrida.

¿Cómo puedes agregar juego y diversión a la hora de presentar vocabulario nuevo valiéndote sólo de imágenes y además de una forma efectiva?

A continuación te presento 5 tips para introducir vocabulario nuevo a niños en edades preescolares de forma eficaz y ya que estamos haciéndolo divertido:

1- Introduce el vocabulario nuevo a cuenta gotas

Lo primero que hay que tener en cuenta es la cantidad de palabras a presentar. Cada vez que le enseñes a tu peque vocabulario nuevo tienes que incluir pocas palabras por vez, no más de cinco por vez. Es mejor que repitas la misma actividad más adelante pero agregándole más vocabulario que presentarlo todo de golpe.

2- Repite, repite, repite 

Recuerda también que es muy poco probable que tu peque recuerde de un día para el otro las palabras que les hayas enseñado por más que estas sean pocas. Por ello es súper importante repasar, repasar y repasar el vocabulario aprendido.

¿Cómo puedes hacer esto sin que se vuelva monótono?

Utiliza actividades que le ayuden a repasar el vocabulario de forma distinta a la que se la presentaste. Si aprendieron objetos cotidianos de una casa a través de imágenes en tarjetas, vuelve a repasar ese vocabulario pero esta vez jugando al escondite, donde tú escondes estos objetos reales y tu peque tiene que encontrarlos y decir su nombre en inglés. También puedes repasar vocabulario retomando una que otra palabra al momento de introducir vocabulario nuevo.

No temas en volver sobre las mismas actividades una y otra vez antes de seguir introduciendo contenido nuevo. Siempre puedes modificar un poco la actividad dándole un toque original divertido para que tu peque no se canse.  Aprovecha también esas actividades que a tu peque le gusta hacer una y otra vez para repasar el vocabulario aprendido. Por ejemplo, si a tu peque le gustó la actividad de esconder los objetos por la casa y al encontrarlos decir el nombre en inglés, no dudes en jugarlo las veces que quieran. De todas maneras, no agotes todos los recursos debajo de tu manga, ya que puedes hacer que tu peque pierda el interés rápidamente.

3- Primero comprensión, luego producción 

Recuerda que en todo lo que le enseñes a tu hijo, debe ir primero  la comprensión y luego la producción. No te preocupes si tu hijo no se lanza a pronunciar las nuevas palabras en inglés, ya que que tu hijo va a comprender lo que dices, antes de pronunciarlas él mismo. Siempre que presentes vocabulario nuevo, trata de incluir enseguida una actividad de compresión de ese vocabulario. Trata de seguir el patrón de: PRESENTACIÓN – COMPRENSIÓN – PRODUCCIÓN.

4- Incluye actividades que impliquen movimiento aún a la hora de presentar vocabulario 

Es muy importante que los niños pequeños puedan moverse durante las actividades. Quedarse quietos es todo una hazaña y la mejor forma de hacer que tu peque aprenda de forma divertida y significativa es permitiéndole moverse. Aún cuando estés haciendo algo totalmente previsible como presentarle vocabulario nuevo con tarjetas, puedes ponerle sazón y diversión. Por ejemplo, imagina que quieres presentarle el nombre de diferentes animales en inglés. Puedes presentarle el vocabulario mediante las tarjetas y luego desparramarlas en el suelo o sobre diferentes superficies. Cuando nombres un animal tu peque tiene que tocar la tarjeta, o saltar cerca de ella si están en el piso, o encontrarlas si están escondidas por toda la casa. De esta forma puedes transformar una actividad totalmente previsible y aburrida en una actividad llena de movimiento y divertida.

5- Deja que tu peque dirija cada tanto

Una de las actividades que más le gusta a mi peque es cuando él puede dirigir la actividad. Por ejemplo, el otro día estaba presentando el nombre de distintos animales en inglés. Para chequear la compresión y la pronunciación escondí las tarjetas de los animales por toda la habitación. Mi peque tenía que encontrar una a una las tarjetas y decir el nombre de ese animal en inglés. Al terminar le pregunté si quería ser él quien las escondiera y quedó encantado. Una vez que terminó de esconderlas me puse a buscarlas, haciendo como que no las veía y confundiendo los nombres para que él me corrigiera. También fingí olvidarme de unos cuantos nombres para ver si él me ayudaba. Esta forma de estar a cargo de las actividades es muy enriquecedora para los peques.

Como verás, hay mucho que se puede hacer a la hora de presentar vocabulario a niños en edad preescolar sin la necesidad de recaer en actividades aburridas y monótonas.

Ahora cuéntame, ¿cuál de estos es tu tip favorito? ¿Hay alguno que ya pones en práctica en tu hogar? Cuéntame en los comentarios.

Si te gustó este post, te invito a que te suscribas a mi boletín de noticias aquí, para no perderte de ninguna novedad!!!

¿Cómo sacarle el mejor provecho a las canciones en inglés?

Si tienes pequeños en casa y deseas que aprendan inglés el recurso número uno para los niños de 3 a 5 años son las canciones.

Las canciones generalmente tienen vocabulario sencillo, repetitivo y con una rima y una métrica que atrapan nuestra atención y se graban en nuestra memoria y en la de nuestros peques.

Pero se puede hacer más con las canciones que sólo escucharlas y cantarlas. Puedes utilizarlas para focalizarte en algún aspecto del lenguaje que quieras que tu peque aprenda.

Aquí te presento 5 tips que te ayudará a sacarle el mejor provecho a las canciones que cantas en inglés junto a tu peque:

1- Familiarícense con la canción

A la hora de presentar canciones nuevas en inglés es importante que tú y tu hijo se familiaricen con las canciones. Pueden escucharlas mientras realizan otra actividades como limpiar, jugar, durante otras actividades de kinder que realices con tu peque o durante cualquier rutina del día. El poder escuchar repetidamente una canción, facilita que tu peque reconozca su ritmo y métrica. Aprender una canción no solo implica familiarizarse con su letra.

2- Chequea la comprensión de la canción agregándole una coreografía 

Muchas de las canciones dirigidas a los niños presentan coreografías. Esto ayuda a los peques ya que ellos aprenden mejor con movimiento, pero también lo ayuda a interiorizar el vocabulario a medida que se aprenden la coreografía.

Apréndete las coreos de los videos de las canciones que a tu peque le guste y juega junto a tu peque a seguir la coreo de la canción.

3- Utilízalas como fuente de input 

No es necesario que tu peque entienda cada una de las palabras que escucha en la canción. Las canciones son una fuente de input muy compleja y completa, que ayuda también a la internalización de estructuras gramaticales logrando que los peques se familiaricen con ella aún cuando no la están aprendiendo detenidamente. No sólo es vocabulario lo que se aprende.

4- No te preocupes si tu hijo no canta contigo 

Si tienes hijos pequeños es muy probable que no quieran cantar las canciones que les presentes y eso es completamente normal. Como niños, ellos se siguen beneficiando del input que reciben sólo con escucharlas. Pero eso no quiere decir que no la comprendan o no recuerden nada de ellas. Aquí entran en juego las coreografías. La mejor forma de chequear comprensión, memoria y atención es coordinando los movimientos de la coreo con la letra de la canción.

5- No te preocupes si tu hijo no pronuncia perfectamente como en la canción

Un aspecto a tener en cuenta con niños pequeños es que si ellos todavía están aprendiendo a pronunciar los sonidos de su lengua madre, es muy probable que muchos sonidos foráneos pertenecientes al inglés les sea difícil pronunciar. No te preocupes, mientras ellos hagan el intento de cantar junto a ti es todo lo que necesitas para seguir disfrutando y aprendiendo inglés juntos. Con el tiempo, su pronunciación va ir mejorando cada día más.

Ahora te toca a vos, cuéntame en los comentarios cuáles son las canciones favoritas en tu hogar tanto para vos como para tu peque. ¿Tienen coreografías? ¿Las bailan juntos? ¿Si no tiene, las inventan?

Si estos tips te sirvieron, no dudes en darnos un like y compartir este post con tus amigos así puedan aprovecharlo también.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta al presentar un idioma a niños pequeños?

Cuando presentes un idioma a tu peque, primero que nada ten en cuenta su edad y las características propias de la misma.

Si bien no existe un niño igual a otro, hay características generales que se les puede atribuir a ciertos grupos etarios. Estas características te ayudaran a entender mejor a tu hijo, sabiendo qué puedes esperar de él a la hora de enseñarle un idioma.

A continuación voy a resaltar algunas de las características principales propias a niños de entre 3 y 5 años:

CONSTANTE NECESIDAD DE MOVIMIENTO

Los niños pequeños, de 3 a 5 años tienen una necesidad de movimiento muy marcada. Cuanto más pequeños sean más marcada será la necesidad de moverse, por lo que las actividades tienen que estar pensadas para involucrar el cuerpo entero: si cantas canciones con él en inglés, agrégale una coreografía a la letra, si presentas vocabulario, involucra el cuerpo entero, por ejemplo enseña los verbos de movimiento en inglés mientras se los muestras con tu cuerpo.

Si bien los niños de 4 y 5 años tienen más desarrollada sus habilidades motoras, los pequeños de 3 también disfrutan mucho moviéndose, imitándonos, etc.

Debido a su constante necesidad de movimiento, las actividades que presentes tienen que ser de muy corta duración, especialmente si implican quedarse quieto en un solo lugar. También es conveniente que intercales actividades que impliquen mucho movimiento con aquellas que sean más calmas.

LENGUAJE ORAL

En este rango de edad, y en especial los niños de 3 años, no tienen todavía completamente desarrollado el lenguaje oral de su lengua materna. Si tu peque tiene esta edad, es muy probable que no desee repetir el vocabulario en inglés o no se enganche totalmente con las canciones y se dedique más que nada a escucharlas y a disfrutar mientras se la cantas. No te preocupes por ello ahora, la exposición que le estás dando es mucho más importante que si pueden repetir o no lo que le estás diciendo.

A partir de los 4 años ya se animan mucho más a repetir el nuevo vocabulario y se entusiasman mucho más con las canciones, las cuales cantan imitando los gestos correspondientes.

De todas maneras, a esta edad puede ser que todavía tengan alguna dificultad para reproducir todo el vocabulario presentado y reemplacen algún sonido por otro. No te desesperes, a medida que tu hijo crezca va a ir perfeccionando su dicción, de la misma manera que lo hará con la dicción de su lengua madre.

IMITACIÓN

A los niños de este rango de edad les encanta imitar todo lo que tenga que ver con el mundo adulto. Puedes aprovechar esta fascinación de tu peque para hacer actividades con juego de roles. Pueden jugar a que uno es el verdulero y el otro el comprador y practicar en inglés distintos diálogos. Recuerda que estos diálogos tienen que ser cortos y acordes a la edad de tu peque.

No te olvides de incluir distintos disfraces y todo el material concreto que puedas tener en casa para tus juegos de roles. No hay nada más lindo que jugar a la verdulería con verduras de verdad, o a lo sumo, de plástico. Si tienes un carrito de compras sería lo más. Todo lo que puedas incluir para agregarle más realismo, no dudes en utilizarlo. A tu peque le encantará.

COOPERACIÓN

A medida que tu peque se hace más grande, alrededor de los 5 años, se sentirá mucho más cómodo compartiendo con otros niños, colaborando con ellos en distintas actividades. Si tienes más de un hijo, esta es la edad perfecta para hacer actividades en conjunto con toda la familia.

Esto no quiere decir que si son más chicos no hagas actividades grupales. Es probable que siendo más pequeños no actúen tan colaborativamente con los demás. Pero eso no quita que no puedan realizar actividades con toda la familia, teniendo en cuenta la madurez de cada miembro y la responsabilidad de cada uno.

Para finalizar, si bien estas características te ayudan a entender a los niños que conforman las edades arriba mencionadas, solo describen a los niños en general y no necesariamente a tu peque. Puede que tu hijo en algunos aspectos se comporte como un niño de tres años y en otros como un niño de cuatro o cinco. Cada niño es único y la forma en la que desarrollan estas características también lo es.

Ahora cuéntame tú, ¿tienes hijos dentro de estas edades? ¿has notado algunas de las características arriba mencionadas?

Si esta información te resulta útil, suscríbete a mi newsletter aquí para no perderte ninguno de mis post, además de poder recibir ofertas y promociones especiales!!!

Premio Black Wolf Blogger Award

black-wolf-blogger-award-2014

Hoy quiero contarles una muy linda noticia. Natalia del blog “Mi Educación Creativa” me entregó el premio “Black Wolf Blogger Award”. La verdad que me pone muy contenta porque es la primera vez que mi blog recibe un premio y segundo porque me dio la oportunidad de conocer otros blogs que tratan también de educación, muy originales y completos, uno de ellos por supuesto, es el blog de Natalia. La verdad que se los recomiendo.

Las normas del premio son las siguientes:

1- Agradecer públicamente a quién te nominó.

2- Contestar las 5 preguntas.

3- Nominar 15 blogs.

4- Notificar públicamente a los nominados su premio.

¿El primer libro que leíste?

La verdad no recuerdo cual fue el primer libro que leí. Desde pequeña me gustaba que me lean y leía cuentos infantiles. De adolescente si recuerdo que uno de los primero libros que leí por mi cuenta fue de Poldy Bird. Me encantó tanto que terminé leyendo la colección completa.

En inglés en cambio, el primer libro que leí por mi cuenta fue una recopilación de cuentos de ciencia ficción, con autores como Philick k. Dick, Ray Bradbury, Isaac Asimov entre otros. Fue realmente una adicción, a medida que aumentaba mi conocimiento en inglés más me gustaba leer las novelas en su idioma original, “vicio” que fue creciendo y que llevó a que leyera las 5 novelas de “A Song of Ice and Fire” de George Martin en un año.

¿Por qué escribes?

Escribo porque siempre me gustó escribir, desde pequeña. Me encantaba escribir poemas y cuentos. Incluso llegué a participar unos años en un taller literario. La lectura y la escritura siempre formaron parte de mi vida.

Hoy en día escribo para compartir y comunicar mis pensamientos, mis ideas, para informar si tengo algo valioso que transmitir, para contar mi historia, para que pueda servirle a otra persona que esté pasando por lo mismo. También para ordenar mis ideas y poder llevarlas a cabo. Mi cabeza está llena de ideas y poder escribirlas me ayuda a aterrizarlas.

¿Tienes una musa o inspiración?

Me inspiro en la vida misma, en las cosas que hago diario, en las cosas que hice en el pasado y también en aquello que me gustaría hacer. Por ejemplo en actividades que me gustaría hacer con mi hijo, como me gustaría que se aproxime a los conocimientos, pensando todo desde el juego y lo que le puede interesar.

También en otros blogs encuentro inspiración, en algunas actividades que me llaman la atención y busco la manera de poder adaptarlas para aprender inglés.

¿Escribes lo que vives o vives lo que escribes?

Creo que va en ambos lados. Escribo mucho de lo que vivo pero también vivo mucho de los que escribo. Cuando pienso en actividades que me gustaría realizar con mi hijo o mis alumnos el poder plasmarlas y escribirlas, luego me permite vivirlas. De la misma manera cuando comparto mi reflexión sobre la educación y el aprendizaje, muchas ideas que escribo porque me siento identificada las termino de plasmar en mi familia y en mi día a día.

¿Cuál ha sido tu gran amor?

Mi Familia es mi gran amor. Realmente todo lo que hago lo hago por mi hijo, mi esposo y por mí. He crecido mucho desde que soy madre, mi hijo ha sido mi gran maestro y hoy en día quiero seguir creciendo, seguir mejorando todo gracias a mi familia.

Los Blogs a los que les cedo este premio son:

Aprendizaje Supraescolar

ALAS

Unschooling Aprendo en Libertad

ORCA

Ciencia en Familia

Educación Creativa

Educo en Casa

Silvana Gonella

Dulcía Olivari

Aprendiendo todos de todo

Creciendo con Montessori

Aprendiendo Matemáticas

Crianza y Energía

Vivian Watson

Explorando la Maternidad

Muchas gracias!!!

A %d blogueros les gusta esto: